La “bareta mágica”.

Charlemos

Por Manuel T. Bermúdez

A mí me parece “legal” el debate abierto para el uso medicinal de la marihuana y que fue aprobado en primer debate por 13 votantes a favor y dos en contra en la Comisión Primera del Senado.

Es que la bareta, mariajuana, porro, maracachafa, o como se le quiera denominar ha estado presente desde hace milenios en la historia de la humanidad. Se cuenta que un emperador chino llamado Shen Nung, en 2727 a.c, ya le jalaba a los porros, y no precisamente a los que dieron fama a Pacho Galan, nuestro querido músico colombiano.

Un antiguo historiador: Heródoto, da cuenta que en las fiestas de los ricos “soplaban” marihuana traída de Egipto y que no era nada barato conseguirla, es decir el tráfico ha estado siempre en vigente.

Desde que se le conoce, la “marimba” ha tenido uso medicinal y recreativo. En la antigüedad hacia parte de la farmacopea como remedio contra la otitis, como calmante y para combatir el insomnio.

Parece ser que la planta es originaria del Asia, pero que pega bien en todas las partes del mundo donde tienen cultivadores y consumidores por montón.

El cáñamo índico, como también se le conoce, no siempre ha sido satanizada por las sociedades, en épocas no tan remotas se utilizó para vestidos, velas para las naves, cuerdas y parece ser que uno de los países que más la ha perseguido, los Estados Unidos, los papeles en los que se declaró y firmó su independencia y la bandera de esa época fueron elaborados con fibra de cannabis.

Mejor dicho, es más lo bueno que lo malo que se saca de la planta: fibras textiles, aceites ricos en omega 3, combustibles ecológicos, lubricantes, celulosa para el papel, aplicaciones medicinales y cosméticas, materiales aislantes, comida, muebles, forraje para animales, jabones, champú, pinturas, son algunos de los usos que se le ha dado y que se le podrían volver a dar hoy en día.

De los nombres con que se le denomina ni hablar: moño, mota, maracachafa, faso, porro, churro, caña, pasto verde, la novia etc, Y sobre los efectos son muchas las personas que aseguran que les ayuda a disfrutar más de la música, de algunos deportes, realizar actividades recreativas, tener unas mejores relaciones íntimas, en fin, cada usuario justifica el porqué de su consumo.

En nuestro país un distinguido miembro de la Junta Directiva del Banco de la República, Carlos Ossa Escobar, fue sorprendido en posesión de marihuana y se armó una escandalera en el país que fue comidilla por semanas en todos los medios de comunicación.

Esperemos a ver qué sucede con éste debate para el uso medicinal de la marihuana, porque parece ser que la yerba, para algunas enfermedades es toda una “bareta mágica”, perdón, quise decir…una varita mágica…



Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

La mimo del puente

MAI Colombia Internacional, sigue promoviendo a sus artistas