Comida legal

Por Manuel Tiberio Bermúdez



Siempre hemos tenido información que la marihuana es una hierba con propiedades psicoactivas, es decir, que altera la conciencia y que se usa fumándola.  

Según los estudiosos se dice que el humo de la planta se inhala desde la antigüedad pues se han encontrado semillas carbonizadas en el interior de un brasero ritual. Se dice además que los asirios tenían conocimientos de sus propiedades psicoactivas y la utilizaban como parte de sus ceremonias religiosas. En otros lugares los chamanes quemaban flores de la planta para inducir los trances ceremoniales.

Es decir, que el uso de la yerba no es nada nuevo. Lo que sí es nuevo es la penalización de su usanza en varios países. Sudáfrica la prohibió en 1911, Jamaica en 1913, y en la década de de 1920 lo hicieron el Reino Unido y Nueva Zelanda, desde esos tiempos y por un efecto de dominó otros países fueron adoptando la prohibición del uso de la planta.

Pero la marihuna, bareta, porro, mariajuana, la mona, la marimba, etc, no siempre se ha usado para fumarla, también ha sido parte de la industria ya que de la planta se pueden obtener fibras, aceites, cremas, sales de baño, telas, hasta se dice que alguna antigua bandera de los Estados Unidos de América está hecha con fibras textiles de marihuana. Paradojas que existen.  Los expertos aseguran que una hectárea de cannabis produce la misma cantidad de fibra que dos de algodón.

Con el paso del tiempo se ha ido legalizando el uso “recreativo” de la marihuana y en naciones persecutoras de la planta y el consumo como los Estados Unidos ya hay estados en los que se ha declarado “legal” el consumo de la hierba.

La marihuana ha tenido sus adeptos, no solo entre las clases marginales, muchos son los famosos que han confesado su afición a “darse sus plonazos” como se dice en la jerga. En Colombia, aunque Juanes, nuestro cantante estrella no ha dicho que la consume, si ha estado a favor de la legalización y un ex ministro fue sorprendido en un aeropuerto llevando su dosis personal.

Pero ahora resulta que la marimba también sirve para usos culinarios. Claro que muchos ya se han deleitado con ensaladas que llevan hojitas de marihuana y hasta se hacían pasteles conteniendo la hierba, pero hoy, existe un boom de recetas que incorporan la yerba. En mi pueblo, Caicedonia, conocí un grupo de amigos de la “mona” que hacían unos preparados de miedo: chicha, cerveza y hojitas de marihuana que consumían con gran satisfacción.

Ya existen en el exterior tiendas que sirven a sus clientes especialidades como pizzas y lasañas preparadas con la hierba. Se dice que hay muchas personas que como uso curativo, prefieren comer la droga a fumarla porque les causa menos reacciones.

Y para los que creen que se van a dedicar a almorzar con platos preparados con marihuana les comentamos que no es que sea barato un plato ya que una pizza completa cuesta 89 dólares  y una porción de lasaña vegetariana 12 dólares.

Tendremos que acostumbrarnos a que muy pronto veamos restaurantes que anuncian la comida “legal” y esta vez si no será únicamente un lema publicitario ya que los efectos, que tardan  entre 20 minutos y dos horas, para que los sienta el comensal, dan esa sensación de euforia y “legalidad”.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

La Suiza de América: Calima – El Darién

MAI Colombia Internacional, sigue promoviendo a sus artistas