¿A usted ya lo chuzaron?

Manuel Tiberio Bermúdez

Ayer casi me produce un patatús lo que me dijo mi mujer: “a mi ya me chuzaron”. Me dio un furioso ataque de celos, que se me calmó cuando ella me explicó que lo que ocurre es que volvieron a ponerse de moda las “chuzadas telefónicas”, una práctica ya repetida en la historia reciente del país.

Según las informaciones, periodistas, políticos de la oposición, magistrados, industriales, y hasta funcionarios del actual gobierno o mejor dicho, cualquiera que disienta del régimen o que medio piense mal de la actual regencia es susceptible de ser “chuzado”. En términos más castizos, eso se denomina espionaje telefónico.

Pero la pregunta que todos se hacen y que nadie aún responde es “si el DAS, depende directamente de la Casa de Nariño. ¿De dónde viene la orden de la interceptación telefónica?”

Hasta ahora no se sabe quien ha ordenado la chuzada y son muchas las especulaciones al respecto. Pero lo que casi nos conmueve hasta el llanto fue la explicación del Ministro Fabio Valencia, quien dijo que “El Gobierno es víctima de un pequeño grupo aliado con la mafia que proporciona información privilegiada de todas las instancias del Estado a guerrilleros, paramili-tares y narcotraficantes.” ¡Como no, monito!

Pero como en este país de los despropósitos y de las ansias de figuración nada es extraño, todo el mundo anda presumiendo que ha sido chuzado. “Ayer que estaba hablando por mi celu, oía voces extrañas al otro lado” –dicen algunos, -eso debe ser que me están chuzando- concluyen.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

“Voy a coleccionar hasta que mi dios me ayude”

La mimo del puente