"Bang...piros" se toman el Centro Cultural de Cali

Por Manuel Tiberio Bermúdez

Vienen del aislamiento al que a veces los condena una sociedad que excluye y estigmatiza. No aguantaron más el encierro y decidieron que el Centro Cultural de Cali, era el espacio ideal para su traslado.

Por eso, todo esta listo para que este 16 de febrero a las 2 de la tarde –hora agorera- los bang…piros se muestren tal como son, sin disimulos, sin adornos, en todo el esplendor de su accionar.

Desde el momento en el que reto salió de los labios de Carlos Andrés Pérez, “si les gusta matar, vamos a darnos bala…pero en una película”, hasta este próximo 16 de febrero muchas son las puertas que esta bandada de bang…piros ha tocado para hacer su sueño realidad: poder mostrarle a los caleños su película “Bang…piros” que como explica Carlos, es la fusión de la palabra “bang”, onomatopeya del sonido de un disparo y vampiro, para hacer alusión a un personaje nocturno y malvado que acaba con la vida de otros para prolongar la propia.

“Esta experiencia –dice Carlos Andrés- hace parte del proyecto social “El cine como mecanismo de intervención en problemáticas sociales”. Es una idea que surge de la Asociación de líderes comunitarios, ASOLCO, y consiste en poner el cine a disposición de los muchachos para que lo usen como un mecanismo de canalización de sus aptitudes y de sus talentos, pero además, que puedan hacer, -gracias al cine-, lo que les gusta hacer en las calles cotidianamente: robar, atracar, matar, pero en la ficción, sin dañar a nadie, porque luego de mucho investigarlo, hemos concluido que los muchachos, los pandilleros, hacen sus fechorías mas que todo en la búsqueda de emociones fuertes y el cine es la forma de que lo hagan sin dañar a ninguna persona”.

Este grupo que participo en “Bang…piros”, esta muy orgulloso de haber podido hacer esa gran transición de sus barrios, como Mojíca 1, señalados por una sociedad que los arrincona, hasta llegar al Centro Cultural de Cali en donde se le muestra a la sociedad caleña los mejores eventos que llegan a la ciudad y en esta ocasión poder mostrar su película “en la que sólo invertimos 100 mil pesos ya que mucha gente aporto en talento, la realización del vestuario, en prestarnos sus casas para el rodaje, esto es un verdadero colectivo en el que se involucraron muchas personas”.

“Creo que hemos logrado mucho, pues de la incredulidad inicial de que pudiéramos hacer la película, pasando por la solidaridad y el aporte de la comunidad, hasta llegar al estreno, la gente ha empezado a reconocernos. Ya no somos más los “maquiales” (en la jerga de los muchachos: persona áspera. Violenta, el jodido del barrio), hoy les llaman los “maquiales” pero no de las cosas malas, sino de su capacidad actoral. Y lo mejor que nos ha pasado, nos piden autógrafos, quieren retratarse con nosotros, nos ven como actores. Estamos orgullos de lo que hemos hecho: primero realizar una película de verdad…y segundo haber logrado que nos permitieran mostrarla en el sitio donde muestran todo los que saben, los estudiados y poder codiarnos con ellos” –dice Carlos, mientras hace un gesto de “no lo podemos creer”.

Ahora es la sociedad caleña la que tiene la obligación de acompañar estos jóvenes, quienes desde su cotidianidad de aislados, desde la orilla a lo que los ha envido la falta de oportunidades se han rescatado en el arte, concretamente en el cine.

De su vida difícil que sólo registran los periódicos ávidos de sangre e historias siniestras han hecho estos jóvenes una película que les ha servido para exorcizar sus prácticas de muchachos sin destino, sin posibilidades, de marginales violentos. Estamos muy agradecidos con quienes han aceptado nuestra invitación, personajes importantes que esperamos nos cumplan la cita: Eliana Salamanca, la secretaria de Gobierno de Cali, Doris Tejeda, encargada del Observatorio Social, Carlos Rojas, de Cultura Ciudadana de la Alcaldía, la Secretaría de Cultura, periodistas, profesores de la Escuela de comunicación de la Universidad del Valle, en fin varias personas que estarán allí en esta premier, pero sobre todo estamos muy contentos porque va a estar nuestra gente del distrito de Agua Blanca, nuestros amigos, gente que va a ir a un cine por primera vez.

La propuesta está lanzada y usted, que tiene alma solidaria, que cree que los hombres a veces no necesitan sino una oportunidad estamos convencidos estará el próximo 16 de febrero en el Centro Cultural de Cali viendo “Bang…piros” sin necesidad de una cruz para ahuyentarlos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

“Voy a coleccionar hasta que mi dios me ayude”

La mimo del puente