Las mujeres son muy guapas



Por Manuel Tiberio Bermúdez

No lo digo por acciones heroicas como las de Juana de Arco, que a los 17 en vez de andar de pati alegre, como dice mi abuelita, ya comandaba el ejercito francés y terminó asada viva dizque por hereje, o tampoco por la esposa del señor de palacio de la que cuentan que le toca levantarse a las 3 de la mañana a hacerle tinto para que inicie la jornada de trabajo o por mujeres como Ana Frank quien divulgó la crueldad nazi gracias a su famoso diario, o como Teresa de Calcuta que sacrifico lo personal por el dolor ajeno, o por las muchas otras mujeres que han hecho y siguen haciendo historia o como tanta mujer colombiana que gracias a su esfuerzo hacen un país mejor para todos.

Que hayan ido al espacio, que sean excelentes profesionales, que críen sus hijos con esmerado fervor, que soporten a sus maridos borrachines y mujeriegos, que trabajen una jornada completa y lleguen luego a casa a preparar a “su gordis” una cena suculenta, eso son bobadas en comparación con las acciones cotidianas que uno observa en las en las dominas comunes y silvestres que nos topamos cada día.

Díganme si no es guapura que una mujer con un espejito en el que escasamente uno puede verse un ojo sea capaz, en un bus atestado -que se mueve como barco en tormenta-, de sostener en una mano una polvera o caja de “sombras” y con la otra pintar tranquilamente sus ojos, delinear delicadamente sus labios y luego lanzarse del bus en una carrera loca porque “voy cogida de la tarde”, en unos tacones que de sólo mirarlos producen vértigo.

Solamente una mujer muy guapa, es capaz de subirse a un bus a las dos de la tarde, -cuando el sol pone las latas a hervir-, sudar como un boxeador en combate y no abrir la ventanilla para que entre un poco de aire…porque se le daña el peinado.

Son guapas las mujeres que diariamente nos topamos en la calle alentándonos a la vida con una sonrisa o la que esta ahí, al lado de nuestros afanes, solidaria, compañera, señalándonos el norte de nuestros sueños que a veces persisten en navegar a la deriva.



.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

MAI Colombia Internacional, sigue promoviendo a sus artistas

“Voy a coleccionar hasta que mi dios me ayude”