No faltará quien diga que ser amoroso no sirve para nada



Por Manuel Tiberio Bermúdez

El Maestro, Alejandro Buenaventura, de gran reconocimiento en el mundo cultural colombiano, estuvo como invitado especial en la jornada “Mi Cali Soñada”, que se llevó a cabo en el cerro Cristo Rey y en el que en un acto simbólico la ciudadanía contrajo matrimonio con la Administración del alcalde Maurice Armitage, mediante una puesta en escena que fue muy aplaudida por el público de la Sucursal del Cielo. Con él hable para conocer sobre las expectativas que tiene respecto al futuro de Santiago de Cali.

¿Qué significado tiene para la ciudad este simbolismo de la boda entre la Administración Armitage de la ciudad de Cali  y la ciudadanía de la Capital del Valle?
Yo pienso, y por eso lo dije, que era bellísimo empezar un acto con cultura. La cultura es la esencia de la fraternidad, la cultura es la esencia del compañerismo, de la solidaridad, del amor por la ciudad, del amor por los demás, de la creatividad, del cariño por la tierra. Que comenzara esta ceremonia con una obra de teatro, fue para mí algo muy emocionante.
Y luego hablarle a la gente con el Cristo Rey testimoniando el acto, eso fue para mí muy especial. No pensé que antes de morirme fuera a tener esta oportunidad.

¿Cómo percibe la ciudad, frente a la urgencia de cambio que necesita?
La ciudad no es ajena a los conflictos universales. No es ajena a los problemas del crecimiento demográfico tan espantoso, en contravía de un leve crecimiento económico: Hay mucha ambición y al mismo tiempo, hay desesperanza y desesperación. Hay mucha ansiedad por poseer algo. Hay inmensas ganas de tener antes que de dar y eso es lógico en un mundo como el que vivimos.
Creo que Cali tiene los elementos para cambiar esas circunstancias o por lo menos para empezar a cambiarlas, para dar los pasos y  volver a tratar de  que Cali sea una ciudad culta, amable, una ciudad en la que la gente se quiera.

¿Cómo ve al alcalde, Armitage, en su ejercicio de poder para conducir la ciudad?
El no necesita poder como otros mandatarios. De alguna forma, está entregando el poder que él tiene para que se transforme ese sentido del mando desde el ejercicio del gobierno. El Alcalde, tiene sobre todo, lo que yo dije al llevar la palabra en este acto: tiene amor. Amor por lo que hace, amor por la ciudad, amor por la gente, es una persona de una ternura increíble por eso ahora durante la ceremonia de “Mi Cali soñada”, lo vimos enternecido cuando se dirigía al público. Y yo como soy una persona más o menos así, creo en esas actitudes de bondad, y me moriré creyendo en eso aunque no faltará quien de pronto diga que ser amoroso no sirve para nada.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

La mimo del puente

MAI Colombia Internacional, sigue promoviendo a sus artistas