Buscar este blog

13 de diciembre de 2015

¿Dónde quedó la intimidad?

Por Manuel T. Bermúdez



Desde que el mundo vio incrédulo y horrorizado la destrucción de las famosas torres gemelas de New York, muchas cosas han cambiado en este pedazo de barro que gira locamente en el espacio.

Una de las cosas que han sido vulneradas en nombre de la paz, es la más elemental de las opciones que creíamos tener todos los habitantes del planeta: la privacidad.

Y es que desde aquel trágico día, los países del mundo ven terroristas por todos los rincones de la tierra. Por ello fue que inmediatamente los americanos del norte iniciaron la más grande ofensiva en busca de los terroristas del universo mundo valiéndose de todos los medios y no importándoles que atropellos cometieran.

Por eso es que hoy todos los navegantes de la red mundial Web tampoco son inmunes a la vigilancia que se ha decretado en el afán de identificar a los terroristas del planeta.

Respecto a lo anterior aseguran los expertos: “Mucha gente piensa en el correo electrónico como una carta que viaja del ordenador remitente al ordenador destinatario, sin otros puntos intermedios. Pero el correo electrónico se asemeja más a una postal. El mensaje es texto abierto que, en cualquier etapa intermedia de su distribución, puede ser leído, conociendo su contenido, así como su remitente y su destinatario. Además, un e-mail pasa por un cierto número de servidores hasta alcanzar su destino. En cualquiera de estos puntos, el mensaje está expuesto a ser interceptado, anulado o alterado sin que el destinatario se dé cuenta o pueda apreciarlo”

Frente a esta vulnerabilidad que tiene el correo electrónico hace algunos días se dijo que el FBI creó un sistema que les permite interceptar el correo de cualquier persona del planeta que navegue por la red.  Se asegura que es tan sofisticado el seguimiento que pueden hacer, que están en capacidad de saber de dónde viene el mensaje, a qué lugar se dirige y el contenido textual del mismo. También el servicio secreto puede saber qué lugar visita el navegante, que tiempo permanece en un sitio de la red, que palabras usa más frecuentemente y mil etcéteras más que vulneran el derecho de privacidad de los usuarios de este moderno y extendido sistema de comunicación.

La intimidad, es una cosa pasada de moda en este vertiginoso surgimiento de nuevas técnicas para espiar al otro bien sea desde el espacio exterior, desde la miniaturización de una cámara de video, pasando por las más modernas técnicas de fotografía, hasta el sencillo y elemental sistema de una charla grabada.

Cada vez somos menos íntimos, cada día somos más débiles frente a la tecnología que todo lo avasalla. Con las tecnologías modernas sólo nos quedan los susurros al oído, con el peligro que, quien nos escuche, sea una moderna espía con una oreja biónica y hay si nos acabamos de fregar, como dijo mi abuelita.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sus comentarios son importantes para mejorar . ¡Gracias!

Cinco años retratando el Petronio

Por Manuel T. Bermúdez Cuando, Jorge Idárraga   camina por el los espacios del Petronio, recibe saludos, le hacen comentarios a su traba...