Salsa, salsa, ritmo que da vida…

                 
Por Manuel Tiberio Bermudez

Se extinguen las luces que convirtieron en  estrellas a los participantes el X Festival Internacional de Salsa, Cali 2015.
Se extinguen los reflectores que iluminaron los saltos de vértigo de los chicos y chicas que parecían volar sobre el escenario “360 grados” para emocionar al público que cada noche les premió con aplausos.
Terminó el X Festival Internacional de Salsa, Cali 2015, en el que los caleños, amantes de este ritmo, que hace parte de la cotidianidad de la ciudad viven con emoción e intensidad porque es el espacio que permite conocer las escuelas que en estos momentos le están dando prestigio a la ciudad con sus bailarines. Chicos y chicas que buscan, por medio del baile, transitar los caminos de la fama, para seguir dejando en alto el nombre de Colombia y de Cali, la Capital Mundial de la Salsa.
La Secretaría de Cultura y Turismo, vio como el público se fue satisfecho, porque durante tres noches tuvieron el alma  en vilo y la respiración en acelere cuando se presentaba el grupo de su predilección y al final el jurado escogió a los mejores, a los que supieron cumplir con los parámetros que se exigen para llevarse el título a casa.
Los caleños y los turistas llegados de diferentes lugares del mundo, disfrutaron de un espectáculo que no tiene igual en otro lugar de esta América en sur. El  Festival Mundial de la Salsa, continuará siendo una fiesta que pone los pies en movimiento y al alma no cabe en el cuerpo de alegría.  
Los participantes dejaron todo en la pista de baile, el lugar en donde se rinde el examen  que al final determina la supremacía de quienes se acercan a la perfección y que terminan alzándose con los trofeos y la admiración de la gente.
Cada noche de competencia frente al público, ese monstruo de las mil cabezas como le llaman, que sabe, que exige, que vocifera, que estuvo atento a los danzantes, a las orquestas, a esa tarima en la que se entrega todo y en donde estos modernos gladiadores, se expresan en belleza, y conquistan los triunfos con la precisión de sus pasos, con la simetría de los cuerpos, con la entrega sin rodeos de todo lo que saben.
Termina esta versión número X del Festival Internacional de Salsa, Cali 2015, un esfuerzo grande por parte de la Secretaría de Turismo, que no ahorró esfuerzos y personal para que el evento alcanzara el éxito que tuvo.
La Secretaria de Cultura y Turismo, María Helena Quiñones, agradeció no solamente a los participantes nacionales e internacionales sino que hizo reconocimiento a su equipo de trabajo que puso todo su empeño para que este X Festival dejara un recuerdo inolvidable en todos los asistentes.
Finalizó este Festival Internacional de Salsa. El público se fue contento a casa, salió convencido que mientras haya aliento para sonar las claves, las campanas y los güiros en las noches caleñas, el mundo será mejor. Mientras el baile, permita trazar senderos de alegría y abrazar a una mujer en busca de la felicidad valdrá la pena seguir viviendo en Cali, la Capital Mundial de la Salsa.





















Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

“Voy a coleccionar hasta que mi dios me ayude”

La mimo del puente