Se nos fue Nereo

Con Nereo, en Manhattan

Por Manuel T. Bermúdez

A Nereo López, lo conocí en New York, en Umbrella House, la casa del poeta Ricardo León Peña Villa.

Estaba yo recién desempacado en la Gran Manzana, y desde el comienzo nos “caímos bien”, pues él desde su costeñidad todo lo volvía una fiesta. La bonhomía que irradiaba era contagiosa y yo como buen montañero, era permeable a sus salidas alegres.

Alguna vez me invito a caminar la New York que él quería, y nos llevamos cada uno nuestras cámaras. “Por lo que pueda pasar”, apuntó.

De repente me dijo: “Lo voy a llevar a un lugar en donde se dará cuenta de lo que es un orgasmo”.

“Pa´las que sea, Nereo le dije y salimos a caminar la ciudad. Tomamos los trenes,  que él conocía a la perfección pues se movía por la ciudad con la solvencia de quién hace suyo un territorio. Su edad no era impedimento para “tirar calle” como decía.

Inicialmente me llevó a un sitio de comida Buffet. Era un lugar inmenso con góndolas de comida que de solo mirar uno empezaba a sentir llenura. Comimos y emprendimos el camino hacia el sitio prometido.

“Barriga llena; nueva york es mía” pensé desde el paisa que me habita. Y nos fuimos al 420 Ninth Ave, no sin antes hacernos una foto en la que el Empire State, nos servía de fondo para presumir a futuro, o al menos yo, que estaba de paseo.

En la dirección ya señalada, entramos a un enorme almacén, una de las tiendas más famosas y grandes de productos fotográficos que hay en New York, y la que según dicen, es visitada por más de 5 mil personas cada día. Quien guste de la fotografía, esté en New York y no visite este almacén no está en nada.

Eran tres pisos de sofisticados equipos, que a uno como fotógrafo, hacían que chorriara la baba: cámaras, camaritas, camarotas, lentes de todo tipo en fin, era un templo al mundo de la fotografía pero para que se hiciera el milagro completo nos hacía falta…ya lo adivinaron: los dolorosos o verdes que les llaman.

“Te lo dije, este lugar produce orgasmos”…me decía Nereo constantemente mientras sus ojos claros analizaban algún equipo de los que allí se exhibían.

Luego en otras ocasiones, Nereo iba a la casa del Poeta, ubicada en Manhattan  y pasábamos tardes enteras tomando un poco de vino y escuchando sus historias que nunca se cansaba de contar, o gozando con su humor de nunca acabar porque siempre tenía un apunte para compartir y producir una sonrisa.

Hoy me enteré de la muerte de Nereo y me dolió ese lugar en el que dicen que queda el alma. Recordé su errabundaje por esa ciudad hermosamente despiadada con los sueños de tantos y a la que muchos han viajada porque creen que New York es el cielo. 

Cuando  fui a regresar a Colombia, Nereo me obsequió una hermosa foto con su autógrafo. Recuerdos del recuerdo que guardo con afecto.

 En los ojos de Nereo, viajaba el mar dejado en lejanía y en su risa se percibía la costa tan amada. Como siempre, uno se lamenta de que la muerte se lleve hermosos seres humanos, porque ese era, Nereo López, un bello ser humano.






Comentarios

  1. Anónimo7:59 p.m.

    que lindo comentario literario y que descansen and paz el Señor Nereo y nuestro Poeta Ricardo, casa adonde las tristezas se espumaban, lecciones de la vida se compartian entre vino va vino viene junto a sonrisas y mas sonrisas, y el alma junto a los huesos del cuerpo cansado se sacudian dando un baile de un tango o salsa vieja de los que a Ricardo le gustaba, uhm como dice usted, a los seres queridos y a quien a dejado huellas en nuestra alma/corazón nunca se olvidan y siguen vivos en las alegrias nunca olvidadas, gracias Señor Manuel y buena vibra siempre :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Sus comentarios son importantes para mejorar . ¡Gracias!

Entradas más populares de este blog

“Selenne” ¿Milagro o mujer común?

MAI Colombia Internacional, sigue promoviendo a sus artistas

“Voy a coleccionar hasta que mi dios me ayude”