Buscar este blog

10 de febrero de 2013

¿Que pasó con las viejas serenatas?


Por Manuel Tiberio Bermúdez


Hay prácticas que la modernidad se ha ido llevando sin que nos demos cuenta y lentamente nos vamos quedando sin trozos de vida que tienen el sabor de lo sencillo, de lo hermoso.

Una de ellas es la “Serenata”, que aunque parece una práctica obsoleta tendrá vigencia mientras exista el amor. Y es que la noche siempre es cómplice de los amantes y por ello, testigo de innumerables y sentidas serenatas, esa música que se toca al aire libre y durante la noche, según algunas definiciones.

Pero, parecería que la Serenata ya no hiciera falta. Ya poco tropezamos con una serenata los noctámbulos que recorremos las calles, tratando de espantar los recuerdos. La serenata, fue proscrita de las ventanas enamoradas y creería que también del alma de los modernos galanes.

Hoy existe un nuevo lenguaje del amor, unas nuevas formas de decir "te quiero" sin la complicidad romántica de la luna y el lenguaje cadencioso de los cantos.

Pero, ¿quién no recuerda las viejas serenatas?. La noche parecía que aumentaba en su silencio cuando guitarras y triples lanzaban los primeros acordes al pie de la ventana de la galanteada.

 Algún enamorado, doblemente ebrio de amor y de licor, había llegado hasta allí con los "serenateros", es decir, los intérpretes de sus sentimientos, los hombres que instrumentos al pecho, serían los encargados de reiterar el mensaje del enamorado.

La  "entrada" o el "llamado" dependían del motivo que alentara la ofrenda musical. Era la alerta para la seducida, era como un beso hecho música dado a la durmiente para que despertara a escuchar el mensaje del trasnochado amante. Era el "despierta y escúchame", era en fin, una manera de decir: te amo, o en otras, para la reconciliación gritar: perdóname.

Con los primeros sonidos de la música, no solamente se despertaba a la enamorada; la cuadra entera abría los ojos y el alma al encanto de los acordes musicales.

Muy adentro del espíritu, cada mujer esperaba que ese regalo musical fuera para ellas. La "rendijiada" era obligatoria y la envidia hacia la favorecida no era disimulada.

Al pie de la ventana de la cortejada, la música iba cumpliendo el cometido de enamorar o reconciliar. Las canciones derrotaban el silencio nocturno y de paso, un mensaje de amor hecho canción aunaba a dos seres que utilizando el eterno lenguaje del canto reafirmaban sus sentimientos.

"cómo podré reina mía expresar este amor
que me da la vida..." (¿ Recuerdan ?)

Reyes de la noche para una serenata eran los boleros y los bambucos: los unos en traje de etiqueta y los otros con muleras y alpargatas, pero ambos capaces de abrir las puertas más cerradas al amor.

“la quiero, porque la quiero,
porque me nació quererla..."

Cualquiera suspiraba enternecida ante el arrullo sentimental de aquellas letras.

Al final, "la despedida";  entonces, unos hombres-sombras agigantados por la luna se iban alejando por la calle llevándose en sus voces e instrumentos la música pero con la seguridad de haber cumplido con su misión: dejarle a "ella" nuevos sueños y mejores ilusiones y a todos los vecinos haberles contado que el amor habitaba en el corazón de la elegida.

Toda la calle quedaba con el corazón en vilo soñando con el amor o recordando tiempos que no volverían.

Los hombres por fin se alejaban del escenario y en la vía quedaban flotando acordes de tiples y guitarras y un mensaje enamorado. Mientras tanto, los gallos tocaban los primeros clarinazos de diana anunciando el comienzo de la rutina cotidiana.

Eran otras épocas, eran otras formas de decir: "te amo", quizá menos atrevidas, pero indudablemente mas tiernas.

Hoy los chicos y las chicas también se aman, pero a diferencia de los de ayer, ven llegar el día metidos dentro de una ruidosa discoteca, usando el también antiguo lenguaje de las caricias, más directo sí...pero menos romántico.

"Se vá llenando la noche
con rumores de canción
y se enreda en tu ventana
mi serenata de amor..."   

Foto tomada de la web

Cinco años retratando el Petronio

Por Manuel T. Bermúdez Cuando, Jorge Idárraga   camina por el los espacios del Petronio, recibe saludos, le hacen comentarios a su traba...