Buscar este blog

26 de abril de 2012

¿Se nos acaba el cielo?

Charlemos

Manuel Tiberio Bermúdez

La noche, según algunas definiciones, es el período entre el atardecer y el despuntar del sol al día siguiente. Los hebreos y algunas otras naciones dividían la noche en 4 partes. La primera comenzaba luego de puesto el sol y se llamaba tarde, vespere, y duraba más o menos hasta las nueve; la segunda, desde esta hora a las doce y se llamaba media noche; la tercera, de las doce a las tres y solían llamarla canto del gallo y la cuarta, desde las tres hasta las seis o salida del sol a la cual llamaban mañana, mane o custodia matutina. Algunos pueblos contaban por noches y no por días.

La noche ha servido para darle el ambiente propicio a las historias de terror, es cómplice de los amores furtivos y de los otros, ha sido cubierta para crímenes espantosos, es tema de poemas y canciones, pero al parecer, la noche, se nos va a acabar.

Sí, así como lo leen. ¡La noche se va a acabar!, y todo por culpa de los alumbrados nocturnos que tanto ayudan pero que cambia la vida de todos los seres que habitamos el planeta.

Hoy somos víctimas de un fenómeno que los expertos denominan contaminación lumínica y que lo produce la luz artificial y esa contaminación le cambia las prácticas de vida a muchos seres vivos. Es por ello que ya la noche ni siquiera sirve para inspiración de poetas pues con tanto aviso ya uno no “acata” mirar al firmamento en donde dizque brillan las estrellas. Por eso los apagones que a veces se suceden son tan de buen recibo ya que nos permiten redescubrir un cielo estrellado que hace tiempo y debido a las luces nocturnas hemos perdido.

Estamos haciendo una campaña para devolverle el firmamento con todos sus fenómenos celestes, de estrellas cometas y demás, a la raza humana que se le olvidó mirar hacia las alturas. Váyase con ella y redescubra que allá arriba hay una estrella que hace siglos brilla tercamente para usted. Tírese boca arriba en un potrero y descubra la insignificancia de nosotros “los simios erguidos” ante la magnificencia de un cielo estrellado. El cielo también es nuestro, no lo desaprovechemos.

Y si el amor acosa, mire las estrellas en los ojos de ella; es otra forma de alcanzar el cielo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sus comentarios son importantes para mejorar . ¡Gracias!

Cinco años retratando el Petronio

Por Manuel T. Bermúdez Cuando, Jorge Idárraga   camina por el los espacios del Petronio, recibe saludos, le hacen comentarios a su traba...