Buscar este blog

16 de enero de 2009

El machete de la economía informal

Manuel Tiberio Bermúdez

En este exceso de carencias, en la economía informal, es decir, aquellas actividades que no cumplen con ciertas características de la economía formal, el ingenio, la creatividad, “la malicia indígena”, la “viveza”, son los componentes principales que regulan esa actividad o en otros términos “el machete”.

Entre tanto vendedor de chucherias, que van desde discos y libros piratas, yerbas contra todas las dolencias, lapiceros, relojes, camisas, camisetas, zapatos, imitaciones de joyas etc., etc., uno encuentra “magos” para sacarle el escaso billete a los demás congéneres. Hablo de los “brujos, adivinos, pitonisas y afines, que como dice mi abuelita de ellos, “primero se acaba la aguamasa que los marranos”.

Porque no me digan si no es muy convincente este volante de publicidad que me entregaron ayer y que dice: “Reto a brujos y desafío al que sea”, es decir el plus ultra. Luego ofrece, en lo referente al amor: “atraigo, amarro, amanso, ahuyento amantes, evito la separación”, es decir se las sabe todas en las artes amatorias.

En lo referente a la suerte, ofrece: “doy números de chance, consigo trabajo, atraigo clientela para su negocio, tengo amuletos para comprar o vender propiedades, evitar la cárcel, los robos, las envidias…saco huacas”. Es decir que con este se consigue porque se consigue el billete.

Y en lo referente a la salud la oferta señala: “quito vicios, curo dolores, enfermedades extrañas, impotencia sexual, le ayudo a dormir, a tener hijos, le quito el sufrimiento, alejo el llanto”…es decir, lo mejor de lo mejor. Y por si quedan dudas asegura: “hago trabajos a larga distancia garantizados, no importa el país que sea”, y si queda alguna duda de la efectividad de su promesa el ofertante remata: “si no puede venir…doy consulta por teléfono”. Y ni se molesten en preguntarme el nombre o la dirección porque pienso adelantarme a todos a ver si el mago este me saca de esta olla en la que ando….

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sus comentarios son importantes para mejorar . ¡Gracias!

Cinco años retratando el Petronio

Por Manuel T. Bermúdez Cuando, Jorge Idárraga   camina por el los espacios del Petronio, recibe saludos, le hacen comentarios a su traba...