Buscar este blog

19 de enero de 2009

Si Dios fuera negro….


Por Manuel Tiberio Bermúdez

Mi compay, todo cambiaría…fuera nuestra raza mi compay la que mandaría…dice la canción, -y agrega-: negro el presidente y el gobernador, negro el abogado y negro el doctor, compay.

Y ese canto se cumplió en la nación más poderosa de la tierra. Por primera vez un negro, con una votación que sorprende, ha llegado a la presidencia y con él las ilusiones de millones de seres para que desde su gobierno se propicie un cambio. Ven en este joven mandatario la panacea a todos los males que sufre la gran potencia americana. Y es posible que en su mandato se generen cambios de importancia pues su procedencia, su lucha, su pasado histórico, pueden ser la garantía para desde su variopinta vivencia: estudió en Indonesia, vivió en Hawai, y también paseo su humanidad por California y New York para terminar sus estudios en la prestigiosa Harvard, es decir que le ha tocado tener diversas visiones del mundo, y quizá por ello nos ofrezca un panorama más alentador que el que los otros presidentes, oprobiosamente poderosos, nos han ofrecido a los demás países de la tierra.

El mundo contiene la respiración mientras espera que cesen las guerras que de una manera u otra el imperio ha apadrinado bien sea de frente o solapadamente. La gente espera que la economía vuelva a los causes que señalaban riqueza para los habitantes de la nación cuya bandera esta llena de estrellas y que con la llegada de Barack Obama, se podría colocar otra que simboliza la esperanza del mundo en ese hombre que acaba de entrar a la Casa Blanca.

Cinco años retratando el Petronio

Por Manuel T. Bermúdez Cuando, Jorge Idárraga   camina por el los espacios del Petronio, recibe saludos, le hacen comentarios a su traba...